Qué significa tener pesadillas constantemente

Tener pesadillas puede ser un gran problema y la razón depende de la persona, así como de la situación.

Las pesadillas son sueños que producen angustia durante la noche y que van acompañados de síntomas de ansiedad, como sudoración o frecuencia cardíaca acelerada. Es normal que este tipo de sueños sean frecuentes en niños. Sin embargo, las personas adultas tienen pesadillas alguna vez y es más común en mujeres que en hombres.

¿Cómo interpretar a las pesadillas?

Es posible definir las pesadillas como un sueños complejo y prolongado que generan miedo intenso en la persona que los experimenta. Mayormente, en estos sueños el afectado siente que su vida o seguridad están en peligro o se topa con una amenaza para su vida.

Sin embargo, también es probable tener pesadillas sin poner la integridad física en peligro. Dicha amenaza puede ir aumentando a medida que el sueño avanza, al igual que la sensación de miedo. Y el despertar sucede cuando la amenaza alcanza su punto más alto en el sueño.

Causas de las pesadillas nocturnas en adultos

Algunos especialistas señalan que todo se debe a algunos factores como:

  • Estrés o ansiedad: Estar más estresados, angustiados o ansiosos, aumenta las posibilidades de tener pesadillas muy seguido. Dado que ayuda a liberar las tensiones que acumulas día a día.

  • Traumas psicológicos: Quien ha vivido u observado un acontecimiento traumático puede tener pesadillas y pésima calidad del sueño. Esto se debe a un trastorno por estrés traumático y sucede por experiencias negativas de distintos tipos.

  • Trastornos de sueño: Aquellos con apnea del sueño o terrores nocturnos tienen más probabilidades de tener pesadillas.

  • Enfermedades o condiciones físicas: Si afectan el descanso, pueden provocar un gran malestar nocturno y generar la aparición de pesadillas.

  • Consumo de medicamentos: Algunos medicamentos provocan el padecimiento de pesadillas. Entre ellos los antidepresivos, antiepilépticos, antihistamínicos y demás.

  • Consumo excesivo de alcohol.

  • También pueden ser un síntoma de problemas psiquiátricos, como la depresión, trastorno de estrés postraumático, trastorno obsesivo compulsivo, esquizofrenia y otras enfermedades neurológicas.

Por esa razón, si las pesadillas son muy seguidas y van acompañadas de otros síntomas emocionales y físicos, es necesario ir a un profesional para conocer su origen.

Qué hacer para no tener pesadillas

Evitar las pesadillas y conseguir disfrutar de un sueño reparador y de calidad, es bastante sencillo si adoptan algunas medidas sencillas como:

  • Establecer un horario fijo para ir a dormir, dormir unas 7 u 8 horas al día y en un ambiente cómodo, tranquilo y relajado.

  • No comer de manera abundante antes de ir a dormir.

  • No consumir de bebidas alcohólicas o como cafeína antes de acostarse.

  • Reducir el estrés y/o la ansiedad diaria realizando ejercicio físico o con técnicas de relajación y respiración. Si no se puede auto gestionar el estrés o la ansiedad, es recomendable buscar ayuda.

  • Evite ver películas de terror por la noche, dado que podrían favorecer la aparición de pesadillas.

  • Y las pesadillas hayan aparecido a partir del consumo de un nuevo medicamento, se debe consultar la posibilidad de sustituir dicho tratamiento por otro. De manera que se pueda recuperar el sueño de una forma adecuada.

Deja un comentario: